0

¡ Hombre de color!

” ¡ Hombre de color!” Jérôme Ruillier. Editorial Juventud.negro

Yo, hombre de color, cuando nací era negro. Crecí siendo negro. Si tomo el sol o tengo miedo, o enfermo, sigo siendo negro.
Mientras que tú hombre blanco, naciste sonrosado, si tomas el sol enrojeces y si tienes frío te vuelves azul.
¿Y tú me llamas a mí hombre de color?

A pesar que la piel negra también tiene diferentes pigmentaciones, este libro pone de manifiesto que blanco y negro son en definitiva colores, así pues todos somos hombres de color.
Un cuento transmitido de generación en generación por la tradición oral africana contra las expresiones racistas, los signos de dominio económico y cultural, y que cuestiona los prejuicios y las ideas preconcebidas.

 

Anuncios
0

Croc Croc en la escuela de los esqueletos

“Croc Croc en la escuela de los esqueletos” Stéphane Levallois Libros del Zorro Rojo.

Enternecedor esqueleto, con el qué trabajar la diversidad. Un libro diferente que nos llamará la atención.

imagesCroc Croc es un niño esqueleto de cabeza roja, que vive en un mundo de esqueletos de cabeza blanca. Es torpe en la escuela y sus compañeros no se lo perdonan; su vida es un mal sueño y de noche sufre pesadillas. Pero en el transcurso de una excursión, un alud entierra a un grupo desorientado; nadie habría encontrado huesos blancos entre la nieve, pero por fortuna, la cabeza roja de Croc Croc destaca como un faro en la noche. A partir de entonces, tanto los compañeros como el propio Croc Croc cambian de actitud.

descarga

0

La conejita Marcela

“La conejita Marcela” Esther Tusquets. Kalandraka.

La conejita Marcela “La conejita Marcela” se publicó por primera vez en 1980, y lo editó Lumen, editorial que fundó y dirigió Esther Tusquets, la escritora del libro. Hoy Kalandraka, con muy buen criterio lo reedita con nuevas ilustraciones de María Hergueta

El texto de Esther Tusquets narra la historia de una conejita singular, que nació con un ojo “loco” que curiosamente le otorgaba mayor visibilidad para poder evidenciar mejor las diferencias entre los conejos negros, como ella, y los conejos blancos.

              84-264-3552-1i3

“Los conejos blancos andaban muy erguidos y miraban derecho delante de sí, y los conejos negros caminaban con la cabeza gacha y miraban al suelo. De este modo resultaba que conejos blancos y conejos negros no se miraban nunca a los ojos…”

la-conejita-marcela3__